La mirada de Tony
30 mayo, 2015
Las mejores cámaras “sin espejo” de gama media
23 julio, 2015
Mostrar todo

Explorando las cámaras de Fuji

La semana pasada estuve en un evento que organizó Fuji para presentar sus cámaras APS-C sin espejo y demostrar su uso profesional. El maestro de ceremonias fue José Luis Valdivia, quien ha pasado a trabajar exclusivamente con estos sistemas en el último año. José Luis nos estuvo enseñando a los presentes ejemplos del potencial de estos equipos, mostrando algunas de las  fotos de sus últimos trabajos.

Mi interés se centraba principalmente en buscar una cámara secundaria, liviana y de calidad, para hacer fotografía discreta y poder llevarla siempre conmigo. Desde luego, las cámaras de Fuji son un acierto, aun con su aspecto retro. Por la mañana probé un X-A2 a la que le estuve rascando el ISO para ver como se comportaba. A pesar de ser la “cámara barata” (cuesta 500€), su respuesta fue muy buena y aunque el filtrado que hace para eliminar el ruido a ISO 6400 es muy salvaje, el resultado vale perfectamente para su uso en web.

Por la tarde tuve en mis manos el buque insignia: la X-T1. Aunque una de las características de estas cámaras es la acertada gestión del balance de blancos automático, no se que le pasaba a la mía que añadió una dominante magenta a las escenas. La combinación de ópticas y cámaras Fuji es estupenda, aportando una definición fabulosa y unos degradados en los tonos de piel geniales.

Creo que un aficionado que disfrute de la fotografía puede encontrar en Fuji un aliado muy versátil para llevar sus viajes a otro nivel sin preocuparse de enormes reflex o abultados objetivos, pero yo le encuentro varias pegas por las que no termina de encajar dentro de mi sistema como cámara secundaria:

  • son cámaras muy buenas y evidentemente, no son baratas.
  • me obliga a hacer una inversión en objetivos Fujinon.
  • 16 megapixels. Soy el primero que se queja de la sobrepoblación de megapixels en los sensores APS-C, pero 16 para trabajos profesionales me parece poco. Sirven para imprimir una foto, pero si tienes que hacer retoque y edición, tener resolución de sobra es una ventaja para hilar fino a la hora de siluetear y componer.
  • Poco versátiles a nivel de vídeo. Si Fuji te deja grabar vídeo con sus cámaras es porque la competencia también lo hace, nada más.

En definitiva, por el momento no me haré con una X-T1 pero tampoco perderé de vista a Fuji y sus equipos porque creo que pueden acabar creando la cámara competitiva de estudio que me haga migrar de sistema.