Acción Clio y Boa Mistura
14 octubre, 2015
¿Ya podemos decir adiós a las cámaras de Samsung?
10 marzo, 2016
Mostrar todo

La disyuntiva de Photoshop

El asunto del retoque de la foto de Inma Cuesta para El Dominical ha vuelto a sacar a la luz el viejo tema del retoque con Photoshop. Las posibilidades del retoque digital son ilimitadas, desde un mero revelado para equilibrar la foto hasta una modificación de su contenido con intenciones artísticas o para manipular la perspectiva del espectador. Desde mi punto de vista, el caso de Inma Cuesta es un abuso de la técnica innecesario, ya que la actriz es el elemento importante de la foto y hay que mostrarla como es (si es que ella no ha dado orden de que se la modifique). Cosa diferente sería que la actriz participase en una campaña publicitaria de una marca, en cuyo caso lo importante sería la marca/producto, y ahí la actriz sería un elemento más para añadir valor al producto, con su imagen al servicio de la marca.

Es en este supuesto donde yo creo que entran a colación las palabras de Adriana Abenia al catalogar Photoshop como una herramienta más del trabajo de marketing. Con la edición digital es posible corregir o añadir elementos externos como detalles de luz, o retoques de la piel que se consiguen también con el maquillaje o la peluquería. Cualquier otro retoque más cercano al resultado que daría la cirugía estética es un abuso destinado a vender más números del ¡HOLA! cuando Isabel Presley sale en portada aparentando menos años que sus hijas.

En mi opinión habría entonces tres niveles de edición:

  • El revelado digital donde solo se tocan elementos cromáticos y luminosos de la foto
  • La edición estilística, donde se modifican elementos que podrían hacerse también con maquillaje y peluquería.
  • La edición estética, equivalente a lo que en la vida real sería la cirugía.

¿Cual es entonces el límite del uso de Photoshop y las herramientas de retoque digital?

Quizás dentro de toda esta discusión pueda sacarse en claro una cosa, y es la necesidad de incluir dentro de los contratos de cesión de derechos de imagen que firman los/las modelos para estos trabajos, el nivel permisible de retoque que autorizan a los fotógrafos y agencias.

Inma-Cuesta-Photoshop